10 conceptos falsos sobre los traductores

Si el traductor se comporta a veces como un traidor es porque, a menudo, es traicionado por ideas preconcebidas acerca de la traducción.

«Traduttore, traditore», tal vez, pero si el traductor se comporta a veces como un traidor es porque, a menudo, es traicionado por ideas preconcebidas acerca de la traducción. Para tratar de acabar con algunas de ellas, presentaremos la primera parte de nuestra lista de los diez conceptos erróneos sobre el trabajo de traductor.

1. «Cualquier persona que habla dos idiomas puede ser traductor»

Solo por el hecho de hablar dos idiomas, una persona no puede llamarse traductor. Aunque sea bilingüe. La traducción requiere de una serie de conocimientos. Algunos se adquieren a través de una sólida formación teórica y práctica, otros son el resultado de la experiencia. Por ejemplo, los métodos o técnicas de traducción que se aplican para traducir del inglés al francés son muy diferentes a los empleados cuando se traduce del inglés al mandarín. Asimismo, el traductor adoptará un enfoque diferente en función de los diferentes tipos de traducción: una traducción técnica no se encara del mismo modo que una traducción literaria.

2. «Traducir e interpretar es lo mismo»

No. Los traductores traducen textos (ya sea traducciones jurídicas, traducciones médicas, traducciones de marketing o de otro tipo), mientras que los intérpretes traducen oradores de manera simultánea o consecutiva.

3. «Hay que ser traductor jurado para poder trabajar en el campo de la traducción»

La formación de traductor jurado permite llevar a cabo traducciones juradas, muchas veces necesarias para documentos oficiales, jurídicos o legales que deben ser certificadas conformes al original por un traductor reconocido oficialmente. Sin embargo, hay muchas otras maneras de ejercer la profesión de traductor profesional: traducir páginas web, traducir sobre marketing, etcétera).

4. «Lo más importante para un traductor es dominar la lengua extranjera»

No, lo más importante es comprender la lengua extranjera y dominar la técnica de redacción de su lengua materna. Esta debe ser profunda, detallada, versátil, adaptable y creativa.

5. «Los buenos traductores son capaces de traducir en su lengua materna, como también en su segundo idioma»

La gran mayoría de los traductores solo traducen de su segunda lengua a la lengua materna. ¿Por qué? Porque el nivel de conocimientos requerido en el idioma de destino es tal que solo un nativo con muy buena formación puede alcanzarlo. El resto de los traductores, esa minoría que traduce en varios idiomas, se divide en dos grupos: las excepciones capaces de dicha destreza técnica y los charlatanes.

6. «La traducción puede hacerse rápidamente»

Algunos piensan que la traducción de un texto lleva casi el mismo tiempo que se empleó para escribirlo. Error: en promedio, un traductor profesional puede traducir entre 250 y 350 palabras por hora…

7. «La formación del traductor es un largo curso de vocabulario del idioma extranjero»

Si uno aprendiese de memoria un diccionario bilingüe, traducir sería facilísimo, pero… entonces, las computadoras podrían encargarse de hacerlo. ¡Cuidado! No solo se traducen palabras, sino también ideas e imágenes…

8. «Las herramientas de traducción automática son tan avanzadas que pueden sustituir sin problema a los traductores humanos»

«No es necesario pagar por servicios de traducción». No! Con los software de traducción automática disponibles hoy en día solo puede realizarse una traducción palabra por palabra. No tienen en cuenta el contexto ni distinguen entre los diferentes significados de una misma palabra (polisemia). Las herramientas de traducción automática pueden ayudar a entender básicamente lo que dice un texto, pero no mucho más. Si quiere una buena traducción, encárguesela a un ser humano.

9. «No necesitamos traducir nuestro sitio web, pues todos nuestros clientes leen inglés»

Si bien es cierto que, hoy en día, gran parte de la población entiende inglés, según varios estudios, los clientes de los sitios comerciales no confían mucho en aquellos que no pueden leer en su lengua materna.

10. «Traducir no puede ser muy difícil, pues solo hay una traducción posible para cada texto»

Si así fuera, las herramientas de traducción automática funcionarían mejor de lo que lo hacen. La traducción automática no es capaz de comprender el contexto, los matices, las connotaciones, las variantes culturales…

¿Y usted? ¿Cuáles son las frases que suele escuchar?

Descubra nuestra agencia de traducción.