Estimada agencia de traducción: quiero hacerle algunas preguntas

¿Cuáles son las preguntas indispensables que debería realizar un traductor a una agencia de traducción a la hora de aceptar un proyecto de traducción?

Al aceptar un proyecto de una nueva agencia de traducción o trabajar con ella, surgen diversas preguntas en cuanto a las modalidades de trabajo y como debiera ser la traducción. Sin someter a la agencia a un interrogatorio, es conveniente aclarar de forma constructiva y justa algunos puntos profesionales que permitan evitar eventuales disgustos una vez que comience la traducción, pero también construir una comunicación clara y sin cortocircuitos con la agencia de traducción. Esta prudencia se verá reflejada en la calidad de la traducción ya que “¡un traductor sereno es un traductor muy bueno!”.

Negociar con una agencia de traducción

El mundo de la traducción es un mercado liberal como cualquier otro, por lo cual este universo de lenguas y de palabras también se rige por un código de prácticas profesionales, una regulación de las tarifas que todos debemos respetar: prestatarios, agencias de traducción y freelance. Por supuesto, las tarifas oficiales son únicamente orientativas.

Es necesario analizar cuál es la lengua fuente y meta, el grado de especialización del texto, el volumen, el plazo pedido para la entrega. Todas estas variables diversas y subjetivas nos ayudarán a fijar una tarifa exacta y aceptada por las dos partes. tweet

No dude también en ponerse de acuerdo respecto de la tarifa de las palabras repetidas y de los famosos “matches”.

Más vale pájaro en mano que… cien malas traducciones

Además de acordar el medio de pago y la divisa utilizada, usted puede protegerse ofreciendo a su agencia de traducción un escalonamiento del pago, sobre todo si no se trata de una traducción urgente : por ejemplo, cobrar 50% del presupuesto antes del comienzo de la traducción y 50% al entregar la versión final. Esta cláusula impedirá que sea sorprendido por el síndrome del “mal pagador” cuando deba reclamar el pago final. Asimismo, su contabilidad se verá más ordenada.

Quizás le parezca un detalle pero no se olvide de preguntarle al dueño del proyecto cuál es el formato del archivo. En efecto, algunas herramientas de traducción no son compatibles o no están adaptadas a algunos formatos de tratamiento (Excel, Access).  Si usted no es un experto en informática, abrir un documento que por ejemplo esté comprimido por un programa desconocido hará que profiera insultos y agravios en ¡todos los idiomas que conoce!

La pareja ganadora: ¿Cuándo y con quién?

No dude tampoco en ofrecer entregas fraccionadas, sobre todo si el proyecto a traducir es de un volumen consecuente.  Esta cláusula demostrará que se esfuerza por brindar el mejor servicio y también le dará una mayor tranquilidad al jefe de proyecto, al disponer de un calendario de entrega claro y secuenciado. Además, esto le permitirá a usted organizar más fácilmente su tiempo de trabajo.

Otro punto importante: pregunte siempre a la agencia de traducción si hay una persona competente a quién dirigirse para resolver dudas sobre algunos segmentos de la traducción. De esta forma, no se sentirá sólo/a frente a su computadora y su traducción no será aproximativa.

Cuando todas estas cuestiones estén claras, podrá finalmente sentarse frente a su pantalla, abrir su software de traducción preferido y empezar a trabajar. ¡Buena traducción!

Traducción al español: Edouard Garret