Errores de traducción: ¿Qué actitud adoptar frente a las críticas?

En la traducción también errar es humano. Saber manejar las consecuencias de tus errores es un arte delicado, entre la psicología y la comercialización.

Errare humanum est, sed perseverare diabolicum… Todos los traductores profesionales cometen errores; los mejores aprenden de sus propios errores y no pierden el buen humor. Siete consejos para reaccionar bien ante comentarios negativos.

1. Responde a los comentarios…

Aunque te sientas frustrado, herido, ofendido o maltratado injustamente, tómate unos minutos para responder. Siempre es aconsejable permanecer en buenos términos con el cliente. Sobre todo porque, a menudo, una respuesta inteligente con un planteamiento acertado y profesional puede impresionar bien al cliente.

2. … pero no seas obstinado

Debes saber distinguir entre una respuesta y una discusión sin fin (e inútil). Agradece a tu interlocutor por su devolución, justifica tu trabajo, de ser necesario y ¡listo! Cuanto más dilates el asunto, más importancia cobra.

3. No lo conviertas en un asunto personal

Te mueves en un ámbito profesional, eres un traductor profesional, por ende, es un asunto profesional. La crítica no va en contra de tu persona, sino en contra de tu producción, tu trabajo, tu servicio de traducción. ¿Quizá no estabas en un buen día? A todos nos pasa. De todos modos, no dejes que hieran tu orgullo, es mal consejero.

4. Pon las cosas en perspectiva

Es el síndrome de la piedra en el zapato o el mosquito en la habitación: una pequeña cosa que te arruina la vida. Un comentario negativo acerca de una traducción puede tener un efecto similar. ¡No lo permitas! Dale al suceso la importancia que le corresponde: limitada. Se trata de una pequeña parte de una traducción que es solo una pequeña parte de tu trabajo, ¡que es solo una parte de tu vida!

5. Sé agradecido

Estamos de acuerdo en que quizá sea mucho pedir frente a determinadas críticas. Pero es una cuestión de actitud: trata de imaginar la adversidad como si fuera un maestro que te enseña lo que necesitas saber. O, más prosaicamente, trata de que esta situación que tanto te molesta no se vuelva a repetir.

6. No pierdas la calma

La última cosa que necesitas es sumar a tu error (supongamos que existe) y al comentario negativo pertinente una pérdida total de control, lo que inevitablemente te conducirá a salirte de pista, a derrapar sin control y a aterrizar de forma patética contra la dura realidad de un encontronazo comercial. Mantén la calma. Respira. No reacciones en caliente. Deja pasar un tiempo.

7. Ten en cuenta de quién viene el comentario

Es otra manera de tomar distancia. ¿Quién es el cliente que te hace la crítica? ¿Qué autoridad tiene? ¿Es un especialista en un campo específico (como la traducción jurídica o la traducción técnica) que te informa que, en su jerga, tal cosa se dice de tal manera? O, al contrario, ¿es un jefe con poca autoridad que quiere marcar territorio y decreta que él sabe hacer mejor tu trabajo que tú? Mide tu respuesta en función del interlocutor. En el primer caso, agradece mucho. En el segundo caso, también agradece, pero haz valer tu autoridad como traductor profesional y explica con calma tu elección léxica.

Descubra nuestra empresa de traducción.