¿Hablas Minion? Los idiomas inventados para el cine

Sindarin, na’vi, minion, klingon. ¡Tantos idiomas inventados! Hablamos de las lenguas inventadas para el cine, la televisión, la literatura o los cómics.

¿Alguna vez soñaste con aprender sindarin para invitar a Liv Tyler a tomar una copa en una taberna de la Tierra Media, o incluso, na’vi para aprender a volar en el planeta Pandora? Cuando se trata de inventar nuevos lenguajes para dar vida a mundos fantásticos o de ciencia ficción, los conlangers son los más populares de Hollywood. Aquí tienes algunos ejemplos.

Los idiomas universales

Antes de conocer su éxito gracias al cine o la televisión, las primeras lenguas «artificiales» se inventaron con un enfoque universal para que hombres de cualquier origen pudieran comunicarse. La primera en tener cierto éxito fue el Volapük de J.M. Schleyer, un sacerdote católico alemán que inventó el dialecto tras una revelación divina en 1880. Pero fue suplantado rápidamente (1887) por el esperanto de L.L. Zamenhof, una mezcla de francés, italiano, alemán, inglés y ruso, que millones de adeptos aún practican y que se enseña en universidades de todo el mundo.

¿TlhIngan Hol Dajatlh’a?

«¿Hablas klingon?» Es la lengua ficticia de la televisión más conocida en el mundo, hablada por una raza extraterrestre (¡y un tal Sheldon Cooper!) en el universo ficticio de Star Trek. Inspirándose en las lenguas amerindias, Marc Orkrand desarrolló un lenguaje con entonaciones guturales muy específicas y sufijos que cambian el significado de las palabras. Lo cual no impide a los «trekkies» aprender el alfabeto y la gramática para unirse a clubes privados o al Klingon Language Institute, que brinda una enseñanza reconocida en los Estados Unidos.

Más recientemente, el Dothraki, el lenguaje guerrero de la serie Juego de tronos, parece que va a lograr el mismo éxito con cada vez más adeptos.

Las lenguas más elaboradas

Por su obra completa, ¡el premio sin duda es para J.R.R. Tolkien! El autor de la trilogía de El señor de los anillos y El hobbit inventó más de diez lenguas y otros tantos alfabetos. Por lo tanto, cada pueblo de la Tierra Media tiene su propio lenguaje, por lo tanto, tienes la posibilidad de elegir entre el Sindarin o el Quenya de los elfos, directamente inspirado en los sonidos y la gramática galesa, el Khuzdul de los enanos o el Adûnaic de los hombres de Númenor.

Los mini(on)malistas

No es necesario inventar un diccionario entero para dar vida a personajes en el cine. Así como nuestra infancia estuvo marcada por el lenguaje delirante de los Pitufos de Peyo, algunas palabras de español, japonés, o incluso, filipino bastaron para que Pierre Coffin dotara a sus Minions, los pequeños humanoides amarillos con pantalones cortos, con un arma de seducción masiva. Ante el éxito mundial de los servidores del gran Gru, feo y despreciable, se realizó un spin-off exclusivo de sus aventuras en el cine para el deleite de los fans de Banana.

Por último, observamos que estos idiomas inventados comparten muchas características, como un sistema de escritura, un léxico, una gramática, pero sobre todo una cultura de referencia.

Descubra nuestra agencia de traducción.