5 consejos para ser intérprete deportivo

¿Cómo ser intérprete deportivo? A continuación, encontrará valiosos consejos para hacer carrera como intérprete en el ámbito deportivo.

Si siguió las noticias deportivas de los últimos días, ante la sorpresiva renuncia de Marcelo Bielsa, director técnico del Marsella, se estará preguntando qué sucedió con su intérprete francés-español, Fabrice Olszewski. El impacto que causaban sus groseros errores de traducción y sus aproximaciones en las ruedas de prensa junto al «loco», nos demuestra que ofrecer servicios de interpretación no es algo fácil de improvisar… A continuación, daremos algunos consejos para hacer carrera en el mundo del deporte.

1. Conocer el deporte en el que trabajamos

Para ser intérprete, no basta con dominar varios idiomas, también debe tenerse un perfecto conocimiento del entorno en el que se opera. Aparte de ser un profesional en la jerga técnica, también debe sentir curiosidad por todo, por ejemplo, estar al tanto de las últimas noticias, saber lo que se comenta en los pasillos para poder así adaptar su discurso a cualquier situación.

En un partido importante, tanto en los vestuarios como en el banco de suplentes, hay que traducir la palabra justa en el momento justo: reproducir las instrucciones del entrenador o transmitir correctamente las preguntas de los periodistas y darles material para sus artículos.

2. Adaptarse a su orador y a su auditorio

El papel del intérprete es traducir el discurso del orador, por ende, debe contemporizar con su personalidad y su forma de expresarse para poder reproducir lo esencial del mensaje con la misma intensidad. Interpretar a José Mourinho no es lo mismo que interpretar a Arsene Wenger.

No se trata de repetir un discurso palabra por palabra, el intérprete debe tomar notas mientras su orador habla. Desde una cabina con auriculares o en la televisión, el intérprete debe traducir y reproducir simultánea y fielmente el texto en el idioma del espectador.

3. Tener buena movilidad

Si bien el traductor es bastante sedentario, ya que solo se desplaza de su oficina a la máquina de café y, de ahí, al balcón para fumar un cigarrillo; el intérprete está en constante movimiento.

Para seguir al director técnico donde quiera que vaya o al equipo en partidos como visitante, el intérprete debe moverse continuamente. Por lo tanto, es importante mantener un buen estado físico y respetar las horas de sueño.

4. Saber diversificar

Si un día el director técnico decide abandonar todo, probablemente, se encontrará en la ruina, por tal motivo, es importante saber diversificar. Aunque solo fuera desde un punto de vista financiero, si los lingüistas que practican lenguas poco comunes tienen menos problemas, dominar varios idiomas en su haber puede ser interesante, sobre todo, en un equipo políglota. Por ello, a un intérprete español-alemán le será más fácil reciclarse que a un intérprete español-inglés.

Debido al uso generalizado de las nuevas tecnologías, el intérprete se ve obligado a ampliar sus competencias y a ofrecer, por ejemplo, clases de idiomas a los que acaban de llegar, interpretar reportajes de medios extranjeros, traducir contratos deportivos, notas de prensa, etcétera.

5. Ser muy discreto

Si sabe vender sus fortalezas, un intérprete deportivo, que hace bien su trabajo, también debe saber ser discreto. En esta disciplina, que recurre a habilidades lingüísticas, técnicas y humanas, el objetivo es pasar lo más desapercibido posible. Generalmente, el intérprete trabaja en la sombra, pero debe estar cerca del equipo y atento a él, como también ser capaz de hacerse a un lado y atenerse a su papel, especialmente, en las conferencias de prensa.

Una buena traducción puede hacer una gran diferencia en un juego, por lo tanto, el papel del intérprete es crucial.

Descubra nuestra agencia de interpretación.