10 señales para reconocer un curso de idiomas para empresas que no sirve

¿Cómo podemos detectar que una formación lingüística en empresas no funciona? Reconozca los 10 indicios de un curso de idiomas que no cumple con su función.

¿Cómo reconocer un curso de idiomas para empresas que funcione? ¿Cómo sabemos si son útiles las clases de inglés, de español o de chino dictadas en nuestra empresa? ¿Cómo reconocer si un curso de italiano o de portugués no cumple con su objetivo y representa al fin y al cabo un derroche de tiempo y de energía para su empresa? Veamos algunos indicios…

1. El profesor no se contactó con los supervisores de los estudiantes

El docente que dictará un curso de idiomas en su empresa debe contactarse con el gerente o superior de sus estudiantes antes de que comiencen las clases, ya sea a través del instituto que lo contrata o de forma directa. Este personal a cargo será el único capacitado para poder transmitirle el contexto en el que el idioma a enseñar será utilizado.

2. Los cursos de idiomas en su empresa no tienen un objetivo claro

Los objetivos para los cursos de idiomas se establecen durante la entrevista entre los managers (y eventualmente recursos humanos) y el profesor (o el instituto). Los objetivos deben definir cuáles serán los contenidos del curso según las situaciones en las que los estudiantes deberán utilizar estos idiomas en el marco de su actividad profesional.

3. Los estudiantes no son evaluados regularmente

Cuando estos objetivos son claros, se recomienda verificar frecuentemente si los estudiantes alcanzan estos niveles o al menos se acercan a ellos. Por eso, es necesario realizar evaluaciones, por ejemplo, al finalizar cada semestre. Estas evaluaciones pueden ofrecer una prueba de nivel y una devolución personalizada del profesor para el alumno pero también para los superiores y recursos humanos de la empresa.

4. Las evaluaciones regulares no indican progresos significativos

Por supuesto, estas evaluaciones deberán demostrar que los estudiantes mejoran. Se deberá entonces establecer y mantener un seguimiento de cada estudiante, en la medida de lo posible, con sus objetivos individuales y niveles de aprendizaje según su nivel, su función en la empresa y su facilidad (o dificultad) en aprender el idioma (somos todos diferentes a la hora de asimilar una lengua extranjera).

5. El progreso de los estudiantes no corresponde con los objetivos propuestos

El progreso de los estudiantes debe ser acompañado y evaluado para garantizar de que esto ocurra efectivamente pero también para verificar que corresponda a los objetivos establecidos al iniciar el curso. Si el estudiante descubre tres nuevas fábulas de La Fontaine en el semestre, se considera que progresó, sin embargo dudamos que esto sea redituable [https://culturesconnection.com/fr/4-raisons-cours-langue-entreprise/] para la empresa…

6. Hay un elevado ausentismo

Uno de los problemas más frecuentes en los cursos de idiomas para empresas es el ausentismo, especialmente de los dirigentes. Por esta razón, se vuelve importante que la pirámide empresarial y los recursos humanos acuerden un máximo de ausencias permitidas y concienticen a sus estudiantes sobre la importancia de esta inversión acordada.

7. El aula del curso de idiomas está en silencio

Si presta atención al pasar por la puerta del aula y sólo oye el ruido de lápices sobre el papel y los suspiros de aburrimiento de los estudiantes delante de sus ejercicios de gramática o conjugación, algo no anda bien. Una clase de lengua en una empresa, en cualquier parte del mundo, debería ser conversada y animada.

8. Los estudiantes no se entusiasman

Haga esta prueba: póngase delante de esa misma puerta a la hora que termina la clase. Si los estudiantes no salen entusiasmados o no intercambian impresiones divertidas sobre su nuevo idioma, aquí también algo raro sucede. ¡Aprender un idioma debería ser un proceso motivador y divertido! Ya pasamos todos por esa experiencia: aprender algo que nos aburre se vuelve mucho más difícil…

9. La carga horaria es insuficiente

Consulte los horarios de los cursos de lenguas ofrecidos en su empresa: cada estudiante debería disponer por lo menos de dos horas de clase por semana. Con menos de dos horas, los avances serán demasiado lentos y la inversión seguramente no se justifique.

10. El material utilizado es obsoleto

¿Los cuadernillos utilizados se parecen mucho a los que utilizaba en la escuela para aprender francés o inglés? No es una buena señal … La pedagogía, en los cursos de francés como en los otros idiomas, ha evolucionado. Los métodos y las herramientas de hoy son más eficaces, sin querer ofender a los tradicionalistas. Pida a los profesores que trabajan en su empresa que los usen.

Descubra nuestra agencia de traducción.