Traducir títulos de películas: ¡Un desafío para el traductor!

Traducir títulos de películas no es tarea fácil. A veces, el resultado es asombroso, hasta podríamos decir divertido. ¡Descubra todo lo que necesita saber!

A menudo, quedamos desconcertados ante la traducción de los títulos de películas. El distribuidor y/o su agencia de traducción está a cargo de esta tarea no tan simple como parece.

Títulos de películas: ¿traducción o adaptación?

Si bien el ejercicio de la traducción es siempre un trabajo de adaptación, lo es en mayor medida al traducir títulos de películas. Por lo tanto, este ejercicio resulta ser uno de los retos lingüísticos más interesantes para el traductor. De hecho, la traducción de títulos de películas, obviamente, no escapa a las dificultades tradicionales de traducción, por ejemplo, cuando se pasa de una zona lingüística a otra, el punto de vista cambia: ¿cómo presentamos al villano ruso de la película típica de Hollywood en las salas de Moscú? ¿y cómo hacemos con las referencias culturales? Pero eso no es todo.

Los desafíos de la traducción de títulos de películas

A esto se suma el hecho de que el título de una película resume y condensa dos horas de película; y su elección, a menudo, es objeto de una larga investigación por parte del director y/o del estudio. Por lo tanto, el traductor debe buscar entre matices, connotaciones, polisemias y otras aproximaciones. Y sin ningún contexto en el cual basarse. Esa es una de las dificultades de este ejercicio: un título debe ser evocador y debería funcionar sin más referencias que sus propios valores semánticos y connotaciones. No podemos recurrir a elementos contextuales para complementar o aclarar el significado.

A medio camino entre la traducción literaria y la traducción de marketing

Además, la traducción de títulos de películas no solo implica la difícil tarea de darle un sentido, sino también hay imperativos rítmicos (en este caso, nos acercamos a la traducción literaria y más específicamente a la poética) y comerciales (aquí, nos aproximamos a la traducción de marketing). En francés, por ejemplo, el título de una película no debe exceder las nueve sílabas.

Descubra nuestros servicios de traducción.