Traducción: ¿necesita especializarse para tener exíto?

¿Ser traductor generalista o especializarse en traducción médica, traducción comercial, o por qué no, en traducción financiera? Esa es la pregunta que se plantean los traductores autónomos y las empresas de traducción. Pantallazo sobre las ventajas y los inconvenientes de la traducción especializada.

Las ventajas de traducción especializada

Al igual que el médico o el periodista, el traductor puede optar por ser generalista o por especializarse en un campo específico, como la traducción de marketing o la traducción jurídica. Este enfoque presenta las siguientes ventajas:

  • Profundizar el conocimiento: descubrir un nuevo campo léxico en cada traducción puede ser divertido, pero aplicar conocimientos adquiridos y profundizarlos también tiene su encanto.
  • Aumentar la eficiencia: si ya conoce el vocabulario y, de forma más general, el campo específico de la traducción en la que está trabajando, se ahorrará un tiempo valioso. De ese modo, será más eficiente y productivo, y su hora de trabajo será más rentable.
  • Mejorar la calidad: trabajar en un tema en el que es experto, le permitirá ofrecer servicios de traducción de mejor calidad. Sus clientes se darán cuenta de ello y su negocio crecerá.
  • Mejorar la comunicación: le será más fácil difundir y vender sus servicios si se dirige a un público específico: cuando deje de ser un simple traductor generalista, entre muchos otros, podrá encontrar clientes con más facilidad.
  • Tarifas más altas: los traductores especializados, generalmente, tienen la posibilidad de fijar tarifas por palabra más interesantes y así generar mayores ingresos.
  • Elegir un campo de su preferencia: usted trabaja en la traducción porque ama los idiomas, o porque le gusta escribir, o porque le encanta comunicarse… Y si además, puede traducir temas que realmente le interesan… La traducción especializada le permite seleccionar el campo de actividad de acuerdo con su gusto personal.

Convertirse en un traductor especializado: tenga en cuenta sus motivos

Si el hecho de convertirse en un traductor especializado solo tuviese ventajas, no habría más traductores generalistas desde hace mucho tiempo… A continuación, presentaremos tres razones por las cuales la decisión de especializarse en un campo específico no debe tomarse a la ligera:

  1. Si le gusta la diversidad y el cambio, quizá, la especialización no es para usted.
  2. Algunos traductores tienen miedo de perder proyectos si se especializan. Sin embargo, puede ser un traductor especializado en traducción de videojuegos o en traducción audiovisual y seguir haciendo traducciones sobre otros temas.
  3. La formación de un traductor especializado consiste en un proceso largo y costoso. A largo plazo, sin embargo, es una buena inversión.