10 excusas que dan los traductores a las agencias de traducción

Algunas agencias de traducción convierten la vida de los traductores en un verdadero infierno. Pero no todos los traductores son ángeles. A continuación, les presentamos las diez mejores excusas que los traductores dan a las agencias de traducción

Excusa #1: problema de Internet

La excusa de la avería es la más común. Y, en general, se trata de un problema de conexión. Pues quien no tiene internet, no tiene acceso a los diccionarios en línea y, lo que es peor, no puede conectarse a los servidores que muchas agencias de traducción utilizan para gestionar sus proyectos. Es factible, incomprobable, irremediable e independiente de la voluntad del traductor, ¡la excusa perfecta!

Excusa #2: problema de la computadora

La excusa de la computadora averiada también funciona. Otra situación que es factible, incomprobable, difícil de remediar, y en la que el pobre traductor no puede hacer mucho. ¡La excusa soñada para justificar un retraso en la entrega de una traducción!

Excusa #3: problema del servidor

La informática es una fuente de pretextos prácticamente inagotable para el traductor desbordado, ya que si no se trata de un problema de conexión a internet, podría tratarse de un problema de conexión al servidor de la agencia… Después de todo, la culpa la tienen las empresas de traducción por obligarnos a utilizar todos esos sitios complicados…

Excusa #4: problema del e-mail

Si no se trata de un problema de conexión al servidor, es porque la agencia de traducción no tiene. Y si no cuenta con uno, la traducción hay que enviarla por e-mail. Pero sabemos muy bien que algunos mails se pierden y nunca llegan a destino. ¿Yo, como traductor, tengo la culpa de que la empresa de traducción utilice medios tan obsoletos y anticuados como el e-mail?

Excusa #5: problema del archivo

Otro clásico de las excusas informáticas: el archivo se borró, se perdió, se dañó… ¡La comunidad de traductores retrasados reza para que siempre exista la excusa de la avería informática!

Excusa #6: documento original de mala calidad

Si la informática no es el culpable, puede que lo sea el documento para traducir. En ese caso, el traductor tiene varias cartas para jugar. La principal: «El documento original está tan mal redactado que tuve que corregirlo primero para poder entenderlo y luego traducirlo. Por eso me retrasé».

Excusa #7: documento original demasiado técnico

También podemos echarle la culpa al documento por ser demasiado técnico. Si da la casualidad de que el tema de la traducción se relaciona un poco con la traducción médica o la traducción financiera, por ejemplo, la excusa es perfecta: me confiaron una traducción “inofensiva” y me encuentro ante un tecnicismo monstruoso. ¡Necesito un plazo de entrega más largo!

Excusa #8: documento original más largo que lo anunciado

El salvavidas del traductor para no ahogarse: si la agencia de traducción cometió el error de subvalorar la carga de trabajo, aunque sea por muy poco, algunos traductores no dudarán en aprovecharse del error. Es más largo que lo anunciado, necesito más tiempo…

Excusa #9: una traducción de calidad requiere de más tiempo

Otra opción: tocar la fibra sensible. Y la fibra sensible de la agencia es la calidad del servicio de traducción ofrecido. Por consiguiente, el traductor manipulador dirá algo así: «Puedo entregar la traducción dentro de esos plazos, pero le advierto que su calidad no será óptima».

Excusa #10: urgencia familiar

Otra fibra sensible: en las empresas de traducción, hay gente, y la gente tiene familia o, al menos, un corazón (generalmente); y aunque no jueguen limpio, algunos traductores no tienen más remedio que jugar la carta de la urgencia familiar.

Y ustedes, traductores, ¿cuáles son sus excusas favoritas? Y ustedes, jefes de proyectos, ¿cuáles son las excusas más comunes?

Descubre nuestra agencia de traducción